Login / Registro

ASAJA-Huelva pide la dimisión de Alberto Garzón

La reciente acusación del ministro de Consumo, Alberto Garzón, hacia el sector cárnico, al que culpa de provocar el 14,5% de las emisiones de CO2 y recomienda evitar el consumo de carne por los perjuicios que esta, a su juicio, provoca en la salud humana y del propio planeta, constituye un auténtico despropósito sin base empírica ni estadística alguna y está basada únicamente en fundamentos ideológicos que la parte más radical del Gobierno español pretende imponer a la sociedad española. Para ello, Garzón, que ya ha hecho anteriormente este tipo de “recomendaciones”, utiliza datos descontextualizados y obsoletos con los que busca claramente confundir al ciudadano y con los que consigue dañar gravemente a uno de los sectores estratégicos de nuestra economía, como es el ganadero y su industria asociada, por lo que Asaja-Huelva exige la dimisión del ministro o en su defecto, su cese fulminante.

 

Para la patronal, que un ministro utilice datos que no se ajustan a la realidad para realizar afirmaciones de tamaña gravedad, endosando al sector cárnico la responsabilidad del cambio climático, es una irresponsabilidad que debe tener consecuencias, porque España no puede permitirse el lujo de tener al frente de ningún Ministerio a un individuo que demuestra un desconocimiento absoluto de la realidad de su país, del peso de sus sectores productivos y que predispone al propio consumidor en contra de un determinado producto con el argumento de que está “preocupado por la salud de nuestros conciudadanos”.

 

Es evidente que el ministro ignora cuáles son las recomendaciones acerca del consumo de carne y que este producto forma parte de la dieta mediterránea, considerada por todos los expertos como la más saludable del mundo. También parece ignorar los datos de su propio Gobierno, en concreto, del Ministerio de Transición Ecológica, que cifra el impacto de la ganadería en lo que a emisiones se refiere en un 9% -y no en un 14,5%, como sostiene Garzón, muy por debajo del transporte (27%), la industria (21%) o la producción de electricidad (10,3%).

 

Pero, sobre todo, el ministro ignora, o lo que es peor, tergiversa los datos para endilgar a la ganadería española las características de la producción ganadera de otros países. En España, pero muy especialmente en Huelva, la ganadería es mayoritariamente extensiva, basada en un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales que da como resultado una simbiosis absolutamente beneficiosa no sólo para la salud de las personas, que consumen carnes provenientes de cerdos, ovejas, vacas y cabras criadas en libertad y alimentadas con pastos y otros productos del campo, totalmente naturales; sino que además, esa forma de cría en extensivo contribuye a la protección y el sostenimiento del medio ambiente, ya que el ganado favorece la regeneración de ecosistemas como las dehesas, limpia el monte sin necesidad de intervención de maquinaria alguna y previene los incendios forestales. A todo esto hay que añadir que la ganadería contribuye a fijar población en zonas rurales y desfavorecidas.

 

Por último, Asaja-Huelva querría agradecer a Luis Planas, ministro de Agricultura, el apoyo mostrado al sector en las entrevistas que ha protagonizado a lo largo del día de hoy, pero llegados a este punto y teniendo en cuenta la reincidencia de Garzón y los ataques que el sector agroforestal en general viene sufriendo por parte de distintos miembros podemitas del Gobierno, la situación merece pasar de las palabras a los hechos y tomar medidas que verdaderamente protejan a nuestra agricultura y nuestra ganadería más allá de ideologías e intereses políticos.

X